fbpx

Hablemos de PH

Por: Priscilla Cooban C. Abogada y Administradora de Propiedad Horizontal

Con la Vara Que Midas Serás Medido

 

 

Esta frase nos remonta a los Evangelios Canónicos, donde los apóstoles atribuyen a Jesús, esta

reflexión que no lleva a otra posición que no sea la de colocarse en los zapatos de los demás y

considerar preferir tratar a las personas como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Esto en Propiedad horizontal podría aplicarse de tantas maneras que podría escribir un libro

entero de situaciones comunes que ocurren en nuestras comunidades a las que se le pueden

aplicar estas sabias palabras. Sin embargo, en esta ocasión quisiera enfocarlo en la ética del

Administrador en el desempeño de su trabajo y en la consideración que debe mostrar hacia

quienes le han empleado, como a aquellos colegas que de una u otra forma han cruzado camino

con nosotros ya sea recibiendo o entregando una propiedad horizontal.

 

El Decreto Ejecutivo 151 de 16 de junio de 2020, vino a llenar un vacío con relación a cómo debía

proceder un administrador al momento de terminar su relación contractual con una propiedad

horizontal, señalando claramente que “Siempre que se designe una nueva administración, la

saliente deberá entregar todos los documentos propios de la administración, que incluye: libros de

actas de Junta directiva y acta de Asamblea de Propietarios, estados de cuenta, correspondencia,

actas, documentación relativa a cuentas bancarias y todos aquellos que estuviesen bajo su

responsabilidad o custodia, de lo cual se dejará constancia por escrito. La administración debe

rendir cuenta de su administración en la forma y plazos que se señale en el Reglamento de

Copropiedad o en atención a lo establecido en la Ley.

 

Aunque a usted le parezca algo casi increíble, es posible trabajar en una propiedad nueva, aunque

haya muchas carencias o errores de quien haya administrado anteriormente, y no hablamos solo

de los administradores sino de las Juntas Directivas que hayan podido causar por ignorancia o

negligencia, daños materiales o intangibles a la propiedad.

 

Debe usted tener presente que quien ha salido de esa posición, puede haber enfrentado muchas

dificultades, como una Junta Directiva que no se dejaran guiar, la falta de pago por parte de los

copropietarios, la falta de apoyo al momento de tomar determinaciones o contrataciones,

deslealtad por parte de colaboradores aupados por propietarios, entre otras tantas cosas que

pueden ocurrir.

 

Obviamente se da el caso de aquel que tuvieron que sacarlo por graves irregularidades o por

ignorancia supina del puesto al que se atrevió a apostar. No obstante, no es correcto por parte de

quien entra, intentar elevar su labor, pisando el nombre del que salió. Téngalo por seguro que

"Con la Vara Que Midas Serás Medido"

 

continuamente a usted lo van a estar comparando con quien se fue, por lo que, en vez de hacer

leña del árbol caído, debe usted ocupar sus energías en hacer su labor lo mejor posible para

demostrar con hechos que es usted un profesional en lo que hace y que valió la pena el cambio.

No suceda que, en un par de meses, sea usted la próxima víctima.

Si una Junta Directiva, tiene elementos suficientes en contra del administrador saliente,

corresponde a esta hacer todos los trámites que sean necesarios para resarcir el daño que se les

pueda haber causado, y para eso deben contratar a los profesionales que correspondan para que

sean estos los que tomen acción no usted.

 

El recién aprobado Código de Ética de ADEPA PH, resalta entre líneas los valores de lealtad,

respeto y consideración a los colegas, instándonos a Mantener las más cordiales relaciones con

nuestros colegas administradores teniendo presente en todo momento y lugar el sentimiento de

solidaridad profesional. También nos solicitan evitar en todo momento ser un competidor desleal

con nuestros colegas administradores, manteniendo siempre los principios de integridad y

honestidad laboral. También a procurar el éxito respetando los principios de moralidad y justicia

inherentes a nuestra profesión.

 

Lo antes expuesto, nos ubica en la posición que debemos mantener en todo momento como

profesionales que aspiramos ser. De la propiedad horizontal de donde salga, hágalo con la frente

en alto, por la puerta grande, entregando sus asuntos en orden, de manera que no pueda ser

señalado por hacer algo indebido y considerado como una posibilidad para trabajo en el futuro,

ya sea en ese PH o en uno relacionado.

 

En el caso contrario, si usted viene entrando, lo que usted vea que se haya hecho mal, hágalo tan

bien, que en vez de ser usted quien lo haga notar, sean los propietarios que lo noten. Que si hay

que comparar no sea usted el que lo haga, sino los que reciben han recibido el servicio de ambos y

tienen mejor criterio. Recuerde siempre que con la vara que mida será medido y una cuarta más. 

Acceder al Congreso